Expedición al Cordón Barros Arana

Lee acá el relato de esta expedición al desconocido cordón Barros Arana en la región de Aysén.

Para comenzar un par de día antes de partir lamentablemente un perro mordió en la cara a Facundo, hijo del Gigio por lo que nuestro compañero no pudo ir con nosotros ya que por supuesto tenía que estar con su hijo y su familia.

Entonces partimos Darío Arancibia y yo el 15 de enero a Coyhaique.

El Pepa se uniría al equipo a partir del 23 de enero.

Un amigo montañista de Coyhaique, Daniel Zapata se nos unió en la expedición para poder ser 3 integrantes.

En Coyhaique compramos comida para la expedición y partimos de inmediato en bus a La Junta, Darío, Daniel Zapata y yo. Esto es aproximadamente 250 kms al norte de Coyhaique

El lunes 16 nos encontramos con el arriero local, Duberli Rozas, cargamos todo el equipo y entramos con pilcheros por el Valle del Río Quinto internándonos hacia el interior del cordón Barros Arana. A medida que avanzábamos se veían cumbres y torres notables.

Luego de 6 horas avanzando instalamos nuestro campamento en las confluencias del río Quinto con el arroyo norte. En las pampas del gaucho Rolando que vive ahí. El arriero nos dejó y volvería 8 días después a buscarnos.

Desde el campamento teníamos una notable vista. Un anfiteatro con varias torres con paredes verticales y glaciares, todas sin duda sin ascensiones previas. El lugar es increíble.

Al día siguiente, luego de que el gaucho Rolando nos contara que el bosque no era "tan denso" partimos cerro arriba cargados con comida para 6 días y equipo de nieve, hielo, roca, artificial, etc.

Luego vino la pesadilla... el bosque más denso que he visto en mi vida, teníamos que cruzar 5 kms de bosque para llegar a las torres y en 2 días y medio recorrimos solo 1.8 kms. Fue como vivir una película de terror atrapados en el bosque, murallas de coligues impenetrables. Yo antes había estado en bosques malos y avanzamos 2 kms o más por día. Acá avanzamos 800 mts por día caminando 10 horas.

Al tercer día viendo que no era posible cruzar  y llegar a las torres en el plazo que teníamos volvimos donde Rolando y le pedimos ayuda, descansamos una tarde y al día siguiente entramos con Rolando y su vecino el gaucho Waldo con machetes y cuchillones para poder cruzar el bosque y llegar a las torres. Teníamos que lograrlo en un día o no alcanzaríamos.

Así pudimos avanzar 2.8 kms en un día pero ya se nos acababa el tiempo, no pudimos llegar al glaciar y a las torres. Volvía a buscarnos el arriero en 2 días y tuvimos que renunciar al cerro sin habernos puesto ni los crampones ni haber tocado la roca. Muy lamentable...

Pero por suerte todos bien y sin inconvenientes.

Convencimos al gaucho de que abra una senda durante el año que cruce todo el bosque para poder volver el próximo año para intentar las impresionantes torres.

Luego volvimos a Coyhaique, yo tuve que volver a Santiago y Darío con el Pepa fueron a intentar el cerro Palo a la cordillera del Castillo. Esa historia mejor que la cuenten ellos.

 

Armando Montero

Video de un ascenso al cerro Castillo: